Facebook Twitter Youtube Instagram
 

No los confundan

Domingo 30 de septiembre de 2012  

Entro en el hospital Gregorio Marañón a diario desde hace una semana. Es como entrar en una de aquellas ciudades cubiertas que aparecían en las series de ciencia ficción albergando la vida entera de un pueblo. Según van pasando los años, son más las plantas que he visitado, no como resultado de la mala suerte sino como consecuencia de la misma vida, en la que es casi imposible esquivar la enfermedad. En estos días de brutales cargas policiales y de inauditas declaraciones públicas, entre las que destacan la del ministro felicitando a la policía por su actuación y la de Ana Botella explicando con cara agria el dinero que les cuesta a los buenos madrileños que los malos se manifiesten, el Marañón encara cada jornada no ajeno a los recortes en sanidad. Los diferentes corchos que me voy encontrando en el camino a la planta en la que está mi padre dan cuenta de ello. Este espacio acotado es una metáfora total de lo que está sucediendo fuera.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

3 respuestas a: No los confundan

PETRA MARÍA CORTÉS DURÁN Dice: Lunes 1 de octubre de 2012

Elvira: me ha encantado tu articulo publicado en El Pais, sobre todo la frase final… y que alguien pare y vea a los médicos y al resto de personal sanitario…Me gustaría que leyes el post que he escrito en Hola.com sobre los sentimientos que tenemos los médicos en este momento y en otros…. Un beso. http://blog.hola.com/cocinacardiosaludable/2012/09/soy-medico.html

Maria José Dice: Martes 2 de octubre de 2012

que todo vaya bien Elvira, gracias por hablar en positivo, yo ultimamente también visito con frecuencia hospitales, y como tu agradezco el trato y en algun caso el interes de esos trabajadores que pese a todo intentan hacer su trabajo con dignidad y eficiencia, aunque creo que muchas veces para lograr ver todo esto es importante la actitud del paciente y familiar , el ser receptivo , positivo. Gracias Elvira por tus letras de cada día.

Cristina Vicente Dice: Martes 9 de octubre de 2012

Hola Elvira,
acabo de leer tu articulo “No los confundan”. Me lo he enviado una compañera del Hospital y me ha emocionado.
Como trabajadora desde hace más de 22 años en el hospital y en nombre de otr@s muchos más, te queremos agradecer la ternura que nos dedicas en tu artículo a nuestro trabajo diario.
Pero quería comentarte que en el hospital, a parte de dedicarnos a los enfermos, también estamos luchando por defender unos Servicios Públicos Universales y Gratuitos. Creemos que éstos son la base fundamental en la que se asienta nuestro Estado de Bienestar.
Desde hace años, venimos soportando un discurso alentado desde algunos sectores de nuestra sociedad, que pretende alimentar el descrédito de los que trabajamos para el sector público frente a la ciudadanía. Tratan de convencerles de que somos demasiados, que trabajamos poco y mal, que somos un colectivo privilegiado o que contamos con empleo “fijo”. Pero no dicen, que trabamos por un bien común, en qué condiciones trabajamos, y que los errores con personas no son iguales que los errores con papeles, o que sólo en nuestro hospital hay un 25% de plantilla eventual, o que a 31 de diciembre de 2012, peligran más de 1000 contratos de nuestro hospital por los “recortes”. Además, son los gestores políticos de la propia Administración Pública los que están favoreciendo su desmantelamiento, transformando los derechos de la ciudadanía, en oportunidades de negocio para las grandes fortunas y grandes grupos empresariales.
Es nuestra responsabilidad, no sólo como trabajadores, sino también como usuarios de los Servicios Públicos, defenderlos de quienes pretenden destruirlos, evitando que conviertan nuestros derechos en su negocio. No luchamos sólo por la destrucción de nuestros derechos laborales y de nuestros puestos de trabajo. Luchamos para evitar que “roben” unos Servicios Públicos Esenciales, que en toda sociedad que se considere democrática, son una garantía de justicia social.
Por ello, ininterrumpidamente desde junio (de lunes a viernes) estamos concentrándonos y manifestándonos en las puertas del hospital, durante nuestra media hora de descanso, e intentando dañar lo menos posible a los pacientes que tenemos en el hospital.
Es por ello, por lo que desde esta carta, queremos pedir disculpas por las molestias que nuestras protestas puedan estar ocasionando. Pedimos también, comprensión y colaboración, ya que sólo con la unidad de tod@s, pacientes, ciudadanos y trabajadores, podremos conseguirlo.

Muchas gracias.
C. Vicente

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014