Facebook Twitter Youtube Instagram
when-i-grow-up-stripper-kid-drawing

Hijos en propiedad

Domingo 2 de enero de 2011  

“¿Qué tal el colegio?”, le preguntas al hijo de algún conocido. Y entonces, antes de que ese niño logre vencer su barrera de timidez y contestarte, hay una madre o un padre que responde: “Pues estamos muy contentos porque íbamos un poco flojillos en matemáticas, pero, como nos hemos esforzado, al final, lo hemos sacado. Así que estamos la mar de contentos”. Soy muy sensible a la ñoñería, cuando escucho ese plural maldito somatizo la gran incomodidad que siento y noto que parpadeo demasiado por no saber bien adónde mirar para escapar de la vergüencilla ajena. Es curioso, ese plural se empleaba cuando los niños eran muy chicos y no sabían expresarse, y bien estaba que así fuera: era una manera de que los niños aprendieran cómo responder a las preguntas de los desconocidos. Lo tremendo es que ahora ese plural que convierte a un hijo en un mero apéndice de sus padres se prolonga en algunos casos incluso cuando la criatura ha comenzado la universidad. Los hijos se acomodan a no responder y dejan que sean esos padres inefables los que respondan por ellos.

El artículo sigue aquí

Facebook comments:

8 respuestas a: Hijos en propiedad

Javier Dice: Lunes 3 de enero de 2011

El año pasado mi compañero de trabajo vino un poco ojeroso al trabajo y le pregunte que si habia pasado mala noche y el me contesto: ” Estoy liado con la Física de 2º de Bachillerato, esa asignatura no hay quien la coja por ningún lado, madre mia que dolor de cabeza para llegar a comprenderla, cuando llegue la selectividad ya veremos por donde salimos…”
En fin que me parece un articulo muy ajustado a la realidad.
Un saludo!

rosa Dice: Lunes 3 de enero de 2011

Siempre leo a Elvira Lindo en el Pais y me gusta lo que dice y como lo dice conecta conmigo, pero ultimamente veo que está perdiendo ese sentido gracioso e ironico que siempre tenia y me pena, creo que eso la hace tener su propio estilo.

meninheira Dice: Martes 4 de enero de 2011

Hola Elvira

Quizás debieras echarle un vistazo a la encuesta que el investigador y profesor de instituto, Carlos Cabo, realizó a las familias que escolarizamos en nuestro hogar en España: ( http://encina.pntic.mec.es/jcac0007/ ) Te sorprenderá ver cuan alejadas estamos la mayoría del retrato “frankestiano” que tú haces.

Un saludo

Carmen Ibarlucea Dice: Viernes 7 de enero de 2011

Elvira, creo que has caído en lo mismo que criticas. No escuchar a las niñas y a los niños.
Yo llevaba a mis hijos al colegio (una decisión que tomamos mi esposo y yo sin consultarles, se lo vendimos como bueno) pero a ellos no les gustó la experiencia, de modo que para ser coherentes con ese “respetar su propia voz” desescolarizamos. En Gran Bretaña una de las razones que contempla la Ley para optar por Educar en Familia (homeschooling) es “que el niño no quiera ir a la escuela”
Te aseguro que eso no los priva de la diversidad del mundo.
Yo también conozco familias que llevan a sus hijos al colegio pero mantienen un control absoluto sobre sus mentes, el poder de la familia alcanza más allá de los muros de una casa, si los padres así lo quieren; y puede no haber muros, aunque no vayas a la escuela, si tus padres te respetan.
Sin ir más lejos Federica Montseny nunca fue a la escuela… y para tristeza de su padre anarquista, acepto ser Ministra del Gobierno de un Estado, había sido educada para pensar por si misma.
Te dejo el enlace al blog donde he sabido de este artículo tuyo.
http://homeschoolingspain.blogspot.com/

Cordialmente,

Juan Carlos Vila Dice: Viernes 7 de enero de 2011

Como padre educador en casa de dos jóvenes ya de 18 y 19 años, tengo que disentir tanto de tu opinión de que es ilegal en España, donde no estar regulado no significa ilegalidad, y de que somos unos fanáticos que queremos aislar a nuestros hijos e hijas. Lo que queremos es educarlos nosotros, y lo queremos hacer, ya que convivimos en un estado de derecho (o eso hacen suponer nuestras leyes), con una regulación que permita normalizar esta situación. Por otro lado, la norma entre los niños y niñas que se educan en casa es que a tu pregunta inicial te respondería directamente y sin problemas.

Arantza Dice: Sábado 8 de enero de 2011

Elvira, no deberías escribir sobre temas tan importantes como este -la educación de los hijos, educación que para algunos de nosotros no equivale a escolarización forzosa-, sin conocer. Este artículo es duro e ideológico, prejuicioso.

La opción de no escolarizar a los hijos y organizar su educación de otra manera está creciendo en todos los países desarrollados entre familias responsables por muy diversos motivos. Desde dedicarse con más libertad a desarrollar algunos talentos o cualidades artísticas que un horario escolar rígido y larguísimo como el que sufrimos en este país no permitiría, estudiar en diversas lenguas, en el caso de familias que puedan dar en casa esta opción que no tendrían en el colegio, o seguir un programa de estudios elegido según lo que convenga más al estudiante y a su familia etc etc

No tiene sentido establecer como única opción la escolarización en centros de 9 a 5, en clases de 20 o 30 alumnos, y con programas pre-establecidos e inflexibles, que no siempre facilitan al alumno el éxito académico y el desarrollo personal y su madurez como persona.

educandoencasa Dice: Sábado 22 de enero de 2011

Qué interesante tu postura, curiosamente, en parte es ese mismo argumento el que me llevó a desescolarizar acá en Chile: escuelas normalizadas, segmentadas por genero, clase y religión; de espaldas a la diversidad de género, cultural y social. La escuela panóptica de Foucault, la reproductora de las formas de producción y los habitus de clase Bourdieu; la de la paideia funcionalista de Durkheim. La imposibilidad de espacios de verdadera ciudadanía en la escuela, de niños sujetos de sí y no infantilizados, me hicieron optar por una educación casera y no en serie. Es una opción más, entre muchas.

Alba Dice: Lunes 31 de enero de 2011

Me han aportado más los comentarios que la entrada. Estoy buscando información previa sobre el tema porque soy maestra y no estoy de acuerdo con el sistema educativo en España.
Hay un tufo entre la clase progresista a estancado, es una sensación amarga, como si no pudiera apoyarme en la cultura, en el periodismo, en las letras…
Creo que es decepción, pero no me haga usted mucho caso.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014