Facebook Twitter Youtube Instagram
 

El Artista Malcriado

Domingo 20 de enero de 2013  

Vaya por delante que tengo poca cintura para tolerar la mala educación. Ante el tono agresivo que Quentin Tarantino adoptó cuando el periodista británico Krishnan Guru-Murthy le preguntó sobre la posible influencia de la violencia del cine en la vida real sentí un desagrado que me impidió durante horas entrar a considerar el asunto. Aunque la información globalizada ha barrido fronteras y nos permite formar parte del batallón de opinadores planetarios que secundan cada polémica, también nos ha instruido en el “a favor” o “en contra” inmediatos hasta tal punto que los matices se ven sepultados por paladas sucesivas de opiniones. Unos piensan que el director hizo bien en irritarse ante una chorrada que se le lleva preguntando 20 años; otros, en cambio, que perdió la razón en cuanto perdió los modales. EL ARTICULO SIGUE AQUI >> http://bit.ly/ArtistaMalcriado

Facebook comments:

1 respuesta a:El Artista Malcriado

Fran Dice: Domingo 20 de enero de 2013

Hola Elvira,
Esta mañana leía con atención tu columna en El País y me gustaría hacer un par de comentarios. Comparto lo que dices sobre todo acerca de esas descafeinadas entrevistas promocionales que se le hacen a las estrellas, supongo que en la mayoría de ellas las preguntas están cuando menos pactadas, además existe un compromiso acerca de no realizar ciertas preguntas –un buen ejemplo seria el tema “cienciologia” cuando se entrevista a Tom Cuise- para no incomodar al entrevistado. En cuanto llegue a casa busque en youtube la entrevista que mencionabas en tu columna, me la he visto un par de veces. Creo que es conveniente visionar los 8 minutos y 36 segundos para ver un poco la deriva de la misma. Si puedo estar de acuerdo en que Tarantino estuvo un pelín desagradable, rozando lo borde ( no me gustó nada eso de “this is a comercial for the movie, make no mistake), pero a ver, es que lleva toda la vida contestando lo mismo. He oído varias entrevistas estos últimos días, en todas ellas se abordaba el tema de la violencia y en todas ellas el realizador contestaba, lo que creo que pasa es que en esta el periodista vuelve una y otra vez sobre el tema y es entonces cuando el de Knoxville pierde un poco la compostura.
Igual no tiene nada que ver, pero me gustaría que cuando un político en una de esas mal llamadas ruedas de prensa rechazara contestar a una pregunta los periodistas se levantaran y se marcharan de la sala. Al fin y al cabo este no deja de ser más que un director de cine, no le pagamos nosotros –bueno, en cierto modo si cuando pasamos por taquilla…-, mientras que los otros sí que están a sueldo. Por cierto, la peli un poco larga de más, lo mejor Leonardo.
Siento haberme extendido, un saludo!

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014