Facebook Twitter Youtube Instagram
cruz_roja

Generosos y tacaños

Domingo 23 de diciembre de 2012  

Con los años voy construyéndome un manual de psicología basado en la observación minuciosa de los seres humanos. A unos les da por los insectos; a otros, por la Vuelta Ciclista; a otros, por las plantas. Yo miro a mis semejantes: miro, escucho, pregunto. Tan raro suele ser sentir interés real por los otros que a veces noto que esos otros se me ponen en guardia, como si sintieran que pretendo sacarles una información valiosa. Y no. Las vidas privadas en sí me interesan poco. Y menos para divulgarlas. Es una curiosidad en estado puro. Si acaso tendrá cierta utilidad a la hora de construir personajes de ficción. Como los seres humanos somos muy repetidos, he observado que suelen ser los tacaños quienes hacen más gala de su generosidad. No porque intenten exagerar lo poco que dan, eso es lo que yo pensaba antes; el mecanismo mental es otro: aquello de lo que se desprenden, por ridículo que sea, siempre les parece mucho, y esto les empuja a comunicarlo continuamente, para sentir recompensado ese brote inaudito de generosidad a fuerza de prestigio.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

1 respuesta a:Generosos y tacaños

Cristina Inglada Dice: Miércoles 9 de enero de 2013

Gracias Elvira por retratarnos tan bonito.
Somos padres de acogida desde hace 9 años y, después de luchar tanto con la administración por los derechos de estos niños, es gratificante ver reconocido nuestro papel en la sociedad.
Solo hace falta que este reconocimiento pase a otras instancias legales.
Si el tema te interesa me ofrezco gustosa a explicarte los matices……

Gracias de nuevo por tantos buenos ratos de lectura.
Un cordial saludo

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014