Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Hay Que Comer

domingo 7 de septiembre de 2014  

Hay personas que sirven para el enfrentamiento. Yo no. Y es duro llegar a esta conclusión, no crean. Se siente una, en el ambiente actual, un poco disminuida, sin la forma adecuada para resistir el tirón. Observas cómo colegas tuyos se enfangan con franco desparpajo en discusiones políticas, conectas por otro lado la tele y asistes a la salvamización del debate político, con todos nuestros futuros representantes pasando sus noches ante las cámaras, siendo cada uno inquietantemente fiel al personaje que representa, y todo ese espectáculo, caramba, te provoca una especie de molestia que no sabes cómo calificar. ¿Esto era todo?, te preguntas. ¿Era y es esto la política? ¿Es ahí, en un plató, donde se está decidiendo el futuro de mi país? Debe ser que sí, porque ya es una costumbre admitida que al día siguiente de los teledebates las redes sociales se alimenten del show y se pongan a la tarea de difundir los enfrentamientos. Como suele ocurrir, celebrando la torpeza del adversario, que siempre es idiota, y la agresividad del camarada, que siempre es brillante. Los unos son, por sistema, despreciables para los otros. Y si esto es así, como parece ser, para qué gastar energía en disentir. La pregunta es: ¿mi voz puede aportar algo?, ¿Seré escuchada sin cinismo por aquellos que no piensan como yo? Y todavía algo más esencial, ¿tengo resistencia para dar mi opinión y saber que en cuanto la haga pública habré de bajar la cabeza para soportar collejas?

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

 

Rumiantes y Paquidermos

sábado 1 de marzo de 2014  

Hay personas con dos cabezas. O con dos cerebros, por decirlo mejor. Personas con talentos tan dispares que las imaginas dotadas de un par de seseras perfectamente organizadas dentro del cráneo. Una de esas personas, no cabe duda, es Martin Scorsese. De cavidad craneal no anda escaso. Y a cuenta de esos dos cerebros que posee este creador hiperactivo, puedes amar o detestar el nervioso, casi histérico, trazo de sus películas, que produce uno de sus cerebros, y rendirte sin condiciones ante el obstinado empeño que su otro cerebro tiene de recuperar y dignificar la cultura popular de su país.

EL ARTICULO SIGUE AQUÍ >> 

 

Cállate, Bonita

sábado 11 de enero de 2014  

Recuerdo hace apenas siete años. Fui a Valencia, al colegio de arquitectos, a hablar de mi pueblo. Sí, todos los de Madrid tenemos un pueblo, el de nuestra madre. El mío se llama Ademuz y aunque pertenece a Valencia, está muy cerca de Teruel. El habla se tiñe, en todo ese conjunto de pueblecillos llamado el Rincón de Ademuz, de cadencias mañas, y aunque un poco fuera de todo, o precisamente por eso, posee una belleza humilde y poco solemne, que te devuelve a un universo rural ya perdido, el que disfrutamos cuando éramos niños. Yo iba a hablar del trabajo de dos arquitectos, Fernando Vegas y Camilla Mileto, que habían hecho un trabajo primoroso de recuperación de viejos pajares y de la antigua escuelita de la aldea de Sesga. La mesa redonda dio para mucho, para expresar en mi caso mi amor por la zona, y para compartir nuestra preocupación por una tierra despoblada pero muy hermosa, que merece más atención de la que recibe por estar un poco a trasmano. Al día siguiente nos paseamos por el Cabañal, ese barrio que el Gobierno valenciano quería apisonar para construir una innecesaria y brutal salida al mar. Y de camino vimos el barrio de Calatrava, el de las artes y las ciencias, todo ese espacio que los políticos cedieron a un solo nombre propio para que se explayara con dinero público…

EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ >>

 

La Cara de la Bondad

lunes 15 de julio de 2013  

Resulta asombroso que las dos actrices del siglo XX cuya imagen se convirtió en icónica casi desde el inicio de su carrera sean tan diferentes en cuerpo y en alma. Marilyn Monroe y Audrey Hepburn: la carne y el hueso, la sexualidad evidente y la elegancia, el descaro y el pudor, el desasosiego interior y la serenidad. Curioso es también que sus dos nombres se barajaran para protagonizar a una de las heroínas literarias del pasado siglo, la Holly Golightly de “Breakfast at Tiffany´s”, aunque finalmente el director Blake Edwards se decantara por Audrey.

+

 

Forrarse

miércoles 13 de marzo de 2013  

Es irónico que algunos políticos designados para participar en las obras sociales de las cajas se hayan forrado por su simple asistencia a las reuniones. No puede haber otro verbo que el de “forrarse” para una asistencia en la que el participante intervenía poco o nada y se llevaba por una hora de reunión 2.000 euros. Si, además, quien organizaba la convocatoria tenía la astucia de ventilar dos reuniones en una mañana, la compensación económica se multiplicaba por dos.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

 

Sally Draper y yo

martes 17 de julio de 2012  

(ilustración de Miguel S. Lindo)

Entre el abanico de traumas infantiles que atesoro hay varios familiares, alguno escolar, fracasos deportivos y una disgusto cultural. Centrémonos en el cultural, dado que esta magistral revista está entregada en cuerpo y alma al séptimo arte, y que sospecho que mis traumas familiares, escolares o deportivos a los lectores les importa una mierda, por decirlo con palabras que todos podamos entender.

Ahí va: no puedo superar el hecho de no haber sido una niña prodigio. Es un vacío en mi vida que no llenaré nunca por mucho que escriba en revistas como esta o escriba guiones de cine. No, amigos, no puedo. Quise ser Marisol, Shirley Temple, Judy Garland, cualquiera de los niños de “La gran familia” (incluido Chencho), Liz Taylor, quise ser Pablito Calvo en “Marcelino, Pan y Vino”, Joselito cantando la “Campanera”, quise ser Laura Ingalls en “La Casa de la Pradera” y Michael Jackson en los “Jackson Five”. Hasta me hubiera conformado con ser uno de los gemelos de “Mis adorables sobrinos”. Todo, con tal de salir en cualquier pantalla. En la grande o en la pequeña. Bailando, cantando, interpretando, lo que hubiera hecho falta para tener un público rendido ante mí, y escuchar a mis espaldas, “es un ángel”, “qué talento natural”, “nunca se ha visto criatura tan encantadora”.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Público: Una Nueva York fuera de la postal

sábado 31 de diciembre de 2011  

A la escritora Elvira Lindo (Cádiz, 1962) le encanta pasear por el Highline Park de Nueva York. El parque se halla al norte de Manhattan, en la ribera del río Hudson, y fue construido sobre un antiguo paso elevado de un tren que transportaba mercancías y alimentos a la ciudad. Aquel ferrocarril cerró en 1980 y hasta 2009 no adquirió un nuevo uso para los neoyorquinos. «Hoy ver un atardecer allí es impresionante», admite Lindo. Casi todo lo contrario de lo que piensa de la archifamosa Estatua de la Libertad. «La he visto de lejos, pero nunca he sentido la necesidad de subir», confiesa.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

El Héroe

miércoles 6 de julio de 2011  

La historia parece que acabará como podía esperarse: con Strauss-Khan volviendo a Francia. Con lo que no contábamos algunos es con que sus compatriotas dieran muestras de querer recibirlo como a un héroe. Pero los socialistas franceses nunca decepcionan. El propio Strauss-Khan, francés y socialista, decidió darse un homenaje de 700 dólares en un restaurante neoyorquino tras quedar en libertad.

No seré yo quien diga que el socialismo está reñido con el sibaritismo, pero hay aspectos lo suficientemente sórdidos en este asunto como para que el protagonista muestre una alegría tan ostentosa. Que tiene dinero y lo disfruta, fantástico. Que tiene una esposa tolerante con sus arrebatos extraconyugales, enhorabuena. Pero la victoria judicial de Strauss-Khan (hasta ahora) se basa en la poca fiabilidad de la denunciante, no en la verosimilitud de los hechos que ocurrieron en aquella habitación. Lo explicaba de manera extraordinaria la columnista Maureen Dawd en su columna del The New York Times: este es el cuento de un depredador contra una fabuladora, que viene a ser como la vieja historia de la puta que no puede quejarse de ser violentada porque además quiso llevarse la cartera del cliente.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

 

Presentación Don de Gentes en Madrid

martes 31 de mayo de 2011  

En campaña

miércoles 18 de mayo de 2011  

Aún sin entender muy bien el eslogan que clama por una «Democracia real», comprendo en gran medida el anhelo y la legítima rabia que ha empujado a 20.000 personas a la calle, en su mayoría jóvenes, que se encuentran con que ese buen futuro que les esperaba se ha tornado incierto. Si digo que no acabo de entender la frase de pancarta que preside este recién iniciado movimiento es porque, siendo a mi entender la democracia el mejor de los sistemas posibles, no es en absoluto perfecto; se podría decir, eso sí, que es el sistema que contiene las culpas más repartidas, y que ha de estar continuamente saneando infecciones que aparecen aquí o allá, del más pequeño pueblo a alguna de las grandes ciudades. En esta campaña se hablará poco de infecciones. ¿Por qué? Porque todos los partidos, en mayor o menos porcentaje, las han padecido.

EL ARTICULO SIGUE AQUI>>

© Elvira Lindo 2021