Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Trump y Chéjov

Viernes 2 de junio de 2017  


Qué cómodo es ser irracional. Dejarte llevar por tus manías, tus obsesiones, por una indulgente comprensión hacia los defectos de uno mismo y una ira incontrolada contra los demás. Qué fácil emitir juicios arbitrarios. Qué incapacidad de renovar cada cierto tiempo la zona rocosa del pensamiento, esos rincones en que las neuronas se encasquillan y se engolfan rumiando solo tres ideas que uno no se cansa de repetir. Lo pienso al recordar todo aquello en lo que he cambiado en los últimos años. Y conmigo, sé que muchos de ustedes han experimentado algo parecido. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

El abuelo que blandió el bastón

Viernes 26 de mayo de 2017  


Mi padre murió hace cuatro años pero todavía hay momentos en que, olvidándome de su ausencia, temo que se nos meta en un lío. Mi padre era un hombretón que cuando sonreía daban ganas de abrazarlo y que cuando se enfadaba daba mucho miedo. Era risueño e iracundo. Y podía pasar de un extremo a otro tan rápido como para que anduvieras siempre un poco alerta. Mi padre no soportaba la mala educación. No quería que lo trataran como a un viejo, con condescendencia, pero exigía el respeto con el que él se había educado hacia las personas mayores. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

Feminismo en camiseta

Viernes 5 de mayo de 2017  


Cualquier frase, por bella que sea, entrecomillada y colgada en un muro de Facebook siempre va a acabar pareciendo escrita por Paulo Coelho. Eso es así. Tanto da que le añadas abajo la autoría y resulta que la dijo o la escribió Pepe Mujica, Saramago, Sampedro o el mismo Einstein. Se trata de una transmutación de la autoría intelectual a la que todavía los científicos no han dado respuesta, pero aquí estoy yo para constatar que dicho fenómeno se produce. Sí, queridos lectores, son muchos años leyendo frases entrecomilladas porque a la vista está que hay gente que tiene una enorme fe en las frases y hay personas buenas que respondiendo a esa necesidad social han creado páginas en donde nos sirven sentencias entrecomilladas con letras en cursiva y la foto de quienes las pronunciaron, pongamos, de un Martin Luther King. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

MARIBEL Y LA ALEGRÍA

Viernes 28 de abril de 2017  


En Vejer de la Frontera un sábado de abril. Con Maribel Verdú. Hablando de la felicidad. Y valga la redundancia. Siempre me ha parecido, desde que la actriz era adolescente, tenía la cara pepona y una sonrisa grande y entregada, que aquella chica era la misma imagen de la alegría. Siendo, según Salinger, la felicidad un sólido y la alegría un líquido, soy más capaz de entender los estados líquidos que permiten las fluctuaciones del ánimo. Maribel. Unos 30 años más tarde desde que comenzara su carrera. Disfrutando sin dramatismo de una buena trayectoria, atinando en sus elecciones, enlazando un trabajo con otro, con una risotada ahora más grave, de cómica a la que el tiempo ha dado peso o solidez —por seguir con los estados de la materia—, sin hacer ese exhibicionismo del esfuerzo que despliegan algunos actores en las etapas de promoción, vividora, en absoluto puritana, franca, harta de que le pregunten por su elección de no ser madre. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

No me llames letrasado

Sábado 22 de abril de 2017  


Leo El corazón es un cazador solitario,de Carson McCullers, y pienso que esta pequeña historia situada en una ciudad industrial de Georgia y publicada en 1940 me está contando, a través de una prosa deslumbrante y una gran perspicacia psicológica, la raíz de la herida del racismo en los Estados Unidos y la relación entre dos categorías de pobres, los negros y los blancos. Escucho Strange Fruit, por Billie Holiday, compuesta en 1939, y siento que en su letra, en sus notas, está contenida la lucha de los derechos civiles y se hace visible el más vergonzoso pecado americano: los linchamientos del Ku Klux Klancon el aplauso de la buena gente del sur. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

EL VERANEO INTERRUMPIDO DE BERTÍN OSBORNE

Viernes 7 de abril de 2017  


Creo que fue Manuel Vicent el que dijo que “Bertín Osborne es el clásico tío que ha venido a este mundo a veranear”. Juas. Fantástica definición. A mí Bertín Osborne me caía bien cuando se ajustaba en rigor al retrato de Vicent.Era, en mi opinión, un hombre necesario: esa clase de individuo que está bronceado en enero, que sabe bailar sevillanas, que tiene el hombro hecho para las buenas barras, que si trabaja no lo parece, que saluda al dueño del restaurante con redoble de palmadas en la espalda, que es un truhán, pero que a su vez es un señor…

EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

BUENISTAS SIN FRONTERAS

Sábado 25 de marzo de 2017  


Desconfío, por principio, de personas que creen saberlo todo y, que no bastándoles con proclamar a los cuatro vientos su conocimiento universal, añaden que aquellos que piensan de manera diferente son gilipollas. Decía Grace Paley que una de las condiciones para escribir una buena novela es no creerse superior a los personajes; yo diría que una de las condiciones a las que debemos atenernos las personas que expresamos nuestra opinión en una columna es no creernos superiores a nuestros lectores. Gilipollas hay muchos, pero por qué no estar abierto a la posibilidad de que en ocasiones el gilipollas puede ser uno mismo. Hace poco, un buen amigo lector me escribió: “no te digo más cosas buenas porque no quiero herir tu humildad”. Me pareció una observación llena de sabiduría: una dosis de humildad en este oficio es tan necesaria como otra de vanidad. EL ARTICULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

Sabe a Gloria

Sábado 11 de marzo de 2017  


En 1998, cuando murió la poeta Gloria Fuertes, escribí un artículo sobre ella. Sabía muy poco o sabía solamente lo que se refería al aspecto más popular: sus intervenciones en la televisión, la lectura de sus poemas a los niños, su imagen al final icónica y aquella característica voz ronca que marcaba mucho las sílabas, herencia sin duda de ese habla un poco chula de los madrileños de barrio populares del centro. Una no debería escribir artículos poco informados, pero así es a veces el periodismo: te llaman y, bum, escribes. Ahora sé que hubiera sido deseable haber sabido sobre ella todo lo que conozco ahora, pero lo cierto es que en aquel artículo expresé un deseo, “ojalá que en un futuro alguien señale la importancia de una poeta que ha quedado oscurecida por el personaje televisivo”, y a esa tarea me puse tiempo después. He pasado estos años leyéndola de vez en cuando, como se suele leer a los poetas, a sorbos, y sintiendo de pronto que algún poema suyo se me quedaba prendido del corazón y ya pasaba a ser mío para siempre. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

 ¿Era un Chanel? 

Sábado 4 de marzo de 2017  

Acabo de leer que se ha puesto en venta Grey Gardens, la mansión en la que vivieran la tía de Jackie Kennedy, Edith Bouvier Beale, y su hija Little Edie. Podría ser mía por 20.000 de dólares (19.000 euros). Pero no, no me interesa. Está en los Hamptons, a tomar por saco, y yo no conduzco. Sus paredes encierran, reconozcámoslo, una de esas historias que disfrutan periodistas y profesionales de la salud mental. Se trata de la locura compartida de una madre y una hija que abandonaron todo cuidado de la casa y dejaron que la naturaleza entrara en ella. Cuando el encargado del departamento de Sanidad, alertado por un vecino, se presentó una mañana de 1971 en la mansión, quedó impresionado: la vegetación había penetrado en los salones, que estaban cubiertos de musgo y hojarasca, y detrás de los muebles habían construido su madriguera mapaches, zorrillos, gatos, pájaros y culebras. Las dos excéntricas mujeres vivían en ese ambiente gótico como si tal cosa y sobrevivían milagrosamente al entorno infecto, poseídas por una fusión de los espíritus de Blanche Dubois y Baby Jane, envueltas por el polvillo que amarillea a las muñecas antiguas. Fue la sobrina Jackie quien cargó con los gastos de limpieza, aunque al poco tiempo las mujeres volvieron a dejar crecer la hierba. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

 

Adiós, Gran Vía

Sábado 18 de febrero de 2017  


Según me voy acercando desde Cibeles a la Gran Vía, los jueves por la tarde, me pregunto cómo estará la cosa para acceder a la radio. ¡Eh, no exagero, no es tarea fácil! Un gentío abraza al contorno del edificio para entrar a ese emporio del low cost al que sabemos son aficionadas algunas diputadas. El sueldo no les da, ya lo dijo Esperanza, para comprarse ropa a su precio justo. Veo a la muchedumbre subir y bajar por esos dos grandes raíles de empinadas escaleras mecánicas y recuerdo que en el día de su abarrotada inauguración tomé una foto desde abajo, la colgué en Instagram, y escribí un escueto pie: “¿Por qué?”. Me llevé una severa reprimenda de varios seguidores que consideraban pija y arrogante mi actitud. Hay que ver la agresividad que hoy en día puede provocar un simple “Por qué”. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->> 

Página 2 de 7612345...102030...Última »

© Elvira Lindo 2014