Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Vaya Par

Lunes 7 de mayo de 2012  

La justicia americana es muy peliculera. Tanto, que el joven estafador Frank Abagnale consiguió aprobar el examen que permite ejercer la abogacía en Estados Unidos gracias a empaparse durante horas de la jerga jurídica con la que estaba salpicada la célebre serie de Perry Mason. Aprendió los términos y la coreografía, el tono, la manera de acorralar al acusado. A su vez, otra película, Catch me if you can, contó la historia de este héroe de la estafa, este Houdini maestro de la falsificación de cheques que se pasó la juventud huyendo del FBI hasta que acabó redimiéndose y trabajando para los servicios de inteligencia. Una gran historia que solo podía tener un rostro, el de Leonardo DiCaprio. La justicia americana es tan peliculera que no sabemos qué sería del cine de los yanquis sin las historias de juicios. También es posible que los abogados de hoy hayan aprendido, como el ladrón Abagnale, a defender, a acusar y a pactar imitando a los grandes actores, Raymond Burr, DiCaprio, Spencer Tracy, Gregory Peck, Charles Laughton, Harrison Ford, Paul Newman; en fin, añadan ustedes los que quieran.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

1 respuesta a:Vaya Par

Gemma Minguillón Martín Dice: Lunes 7 de mayo de 2012

Perdone que la moleste, le voy a preguntar algo que no viene a cuento y que le habrán preguntado cien mil veces. ¿Porqué no ha escrito más Manolitos? Mi hijo y yo estamos pilladísimos. Soy escritora amateur y lectora profesional, y sólo usted logra que me olvide de las letras del banco y me ría como hacía años no me reía con nada, y menos con un libro. Y eso que con Dostoievski te partes (…). Un abrazo desde el Vallés (Oriental).

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014