Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Tiene Su Gracia

domingo 23 de diciembre de 2018  

El viernes por la mañana, convaleciente aún de unas jornadas en las que se sobrepasaron todos los límites del buen gusto y la pura humanidad en los comentarios públicos sobre la muerte de Laura Luelmo, me encontré en la columna Codazos, de Jorge M. Reverte, con una frase que me llenó de esperanza: “Algo hay que hacer, supongo que sobre todo en la educación. Pero también en los bares, donde los viriles codazos cómplices con los chistes sobre mujeres deberían ser sustituidos por codazos igual de viriles en la boca de los emisores de las gracietas”. Sé, porque lo he leído, que Reverte es especialmente sensible a los anhelos de igualdad, pero en estos días rebosantes de furia y crueldad, que contrastan con el exquisito comunicado de la familia que pedía mesura y respeto apelando a la dignidad de su hija, se echaban en falta voces masculinas que velaran de una forma respetuosa un duelo. EL ARTICULO SIGUE AQUÍ ->>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014