Facebook Twitter Youtube Instagram
ss0

No me quieras tanto

Domingo 2 de octubre de 2011  

De un tiempo a esta parte quedo con personas que, en realidad, no tienen un gran interés en charlar conmigo. Esto podría minar mi autoestima pero una suerte de optimismo insensato me lleva a pensar que amar y no hacer ni puto caso pueden ser compatibles. Yo sé que esas personas que no muestran mucho interés en hablar conmigo me quieren. Si no fuera así, entendámonos, no quedaría con ellas. Esas personas me escriben mensajes rebosantes de cariño: por e-mail, por sms, por Whatsapp, por Facebook, por activa y por pasiva. Y en esos mensajes hay frases tan apasionadas que parecen extraídas de un bolero. Son frases que antes en España no se decían pero que, ahora, gracias a la revitalización del género epistolar propiciado por las nuevas tecnologías, están en auge. Esas personas me dicen que me adoran. Que me adoran y que cuentan los días para verme. Que cuentan los días y que me quieren. Que me quieren y que nos va a faltar tiempo en una cena para contarme todo lo que me tienen que contar. Que nos va a faltar tiempo y que están deseando conocer mi opinión. Que desean conocer mi opinión y que nadie como yo para compartir este y otro secreto. ¿Y por qué? Porque soy adorable. Eso me dicen. El mundo de la tecnología ha bolerizado el género epistolar.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

9 respuestas a: No me quieras tanto

Ana Dice: Domingo 2 de octubre de 2011

Estupendo artículo. Lo he puesto en la nevera para que mis hijas lo lean. No soporto que estemos juntas y estén “blackberreando”.

Fernando Dice: Lunes 3 de octubre de 2011

y es entonces cuando te das cuenta, que minutos después los mensajes que tu recibías en tu iphone son copiados y pegados a otros iphone o android. Que pasar de héroe a villano es un juego de ese dedo mágico. Qué lo que está de moda durante los segundos que dura escribir un mensaje pasa de estarlo con la misma facilidad que se desliza el dedo, cómo mola este invento del señor Jobs.
Que lo realmente importante en lugar de decirse a la cara se escribe por whatsapp y que lo único que se espera de un encuentro es lo que no se puede hacer desde el bus, el metro, otra cena con otro contacto, el trabajo o desde la cama en una noche sin encuentros.

María Dice: Lunes 3 de octubre de 2011

Muy bien descrito, a mi me dan ganas de coger el móvil y meterlo en la sopa o en el gazpacho, según la estación. O de sacar el mío y mandarle un mensaje diciendo: Yo también te quiero…
Un buen artículo, me ha gustado y lo he reenviado a…. algunas personas.

Carlos Dice: Martes 4 de octubre de 2011

Es reflejo de la vida de hoy en día: nos hemos convertido en gadgets y como tal nos usamos. Es el egoismo llevado al siguiente nivel, sin pudor ni respeto. Ah! y cuando parezcas obsoleto, me busco la siguiente versión.

Pablo Dice: Martes 4 de octubre de 2011

Esto del whatsapp se utiliza sobre todo para que unos y otras crean que están ligando y se entusiasman porque su móvil pita y pita. Que lo hagan los de 20…. vale, pero los que pasamos de treinta y tantos si no sabemos aún distinguir lo que es ligar de hacer el chorra es más preocupante. La moda ahora es acumular teléfonos, que ni siquiera te los han dado a la cara, sino por otra de las redes sociales y enviar mensajes para provocar contestaciones y sentir en cada pitido que gustas mucho. Luego en los encuentros la cosa cambia, porque no gustas tanto, porque lo mismo que tu mensajeas a varias, las varias mensajean a otros varios y todo el mundo parece estar probando no se sabe qué, su nivel de estupidez parece. A la gente se la seduce de otro modo, sea para ligar o para crear una amistad y ha quedado obsoleto interesarse de verdad por los demás, por ese pragmatismo vacío que tiene prisa para no llegar a ningún lado. Te mando mi foto por el wahtsapp para que valores si mi físico te gusta, te escribo frases del repertorio whatsappero para que valores si te gusto y viceversa y quedamos para comprobar que no tenemos ni puta idea de lo que es seducir, nosotros que parecíamos tan seductores.

Beatriz Dice: Martes 4 de octubre de 2011

Me ha encantado. Qué bien escribes y qué bien transmites la cotidianeidad.

Chusa Dice: Martes 4 de octubre de 2011

Todo este rollo de las redes sociales, el messenger, el whatsapp, etc, es para buscar dos cosas, sexo y/o pareja. La amistad ha dejado de ser interesante. Uno me dijo que amigos ya tenía, pues vale, entonces por qué pasas tanto tiempo solo???
Lo de cenar con alguien y que mire alternativamente a tí y al móvil como si dudase quien le interesa más, pasa a veces y entonces lo que hago es callarme y dejar pasar la cena hasta cruzar la puerta del restaurante, en que si digo algo…. adiosssss.

Ana Dice: Sábado 29 de septiembre de 2012

No podría estar más de acuerdo…

Tamara Dice: Domingo 12 de octubre de 2014

No se que clase de persona miraría el movil estando con Elvira Lindo al lado. Me parece absurdo !! Eres muy grande, leo tus obras desde que tenia 6 años y ahora tengo 21!! El problema es que quizá se le da demasiado importancia a un desconocido que escribe con un teclado a varias personas a la vez. Mil besos.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014