Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Madrid, 1949

sábado 5 de mayo de 2018  

Mi memoria es caprichosa. No embustera, pero tan atenta a lo que me interesa como descuidada con lo que no. De las aceras, recuerdo las tiendas; de las personas, las caras; de los viajes, las comidas; de las casas, los olores; de mi madre, tan lejana, el color de su voz más que lo que decía; del bachillerato, algunas lecturas que me hicieron sentir que al fin tocaba el tuétano de la literatura. Releer aquello que me impresionó hasta provocarme mareos de lucidez adolescente me ayuda a recordar quién era yo o qué deseaba. Uno de aquellos libros que me trastornaron fue Tiempo de silencio, de Luis Martín-Santos.
EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014