Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Lo Que Julita Nos Enseña

domingo 7 de enero de 2018  

De pronto, para mi sorpresa, algunos jóvenes políticos comenzaron a colgarse medallas con las hazañas de sus antepasados. Un abuelo muerto en la guerra. Y quién no. Las medallas por el comportamiento, he pensado siempre, no se heredan, ni para bien ni para mal, y los muertos, pasada una dictadura de cuarenta años, debieran ser de todos. Tanto como para que la derecha reivindicara de una vez por todas el lugar que le fue negado a los perdedores, como para que la izquierda entienda que la vida de nuestros padres transcurrió en el curso de un interminable régimen, y que en esa circunstancia hay que entender por tanto una evolución que se repite en muchos de ellos: de ser niños de la guerra a comulgar con el ambiente para sobrevivir, y luego, a despertar a nuevos horizontes de libertad personal y pública. Esa es la música de fondo del prodigioso documental Muchos hijos, un mono y un castillo del actor/director Gustavo Salmerón, que en vez de salir al mundo a rodar, se quedó en la casa familiar y ahí encontró, en esa letra pequeña y doméstica, el relato poco contado de la generación de nuestros padres. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014