Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Johansson y otras chicas del montón

Domingo 27 de abril de 2014  

¿Se ha fijado usted en el marcado espacio que suele haber entre los muslos de las modelos que anuncian bañadores? Es como si el pubis de esas chicas estuviera dibujado con un tiralíneas que definiera una línea recta entre las ingles. Pobres, esas modelos que vemos en la publicidad no pueden experimentar el placer que las mujeres del montón sentimos cuando en verano, yendo con vestido, la mollita interior de un muslo acaricia la mollita del otro. Es un placer barato y valioso.

Después del invierno tan jodido que hemos sufrido sueña una con darse un paseo nocturno entre madreselvas, con las piernas desnudas bajo una falda ligera, sintiendo esa caricia secreta que aumenta la sensualidad de un paseo.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >> 

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014