Facebook Twitter Youtube Instagram
 

El Árbol Caído

Domingo 14 de septiembre de 2014  

¡Eh, que me puedo equivocar! Dicho esto, opino que en nuestro país somos perezosos para el activismo ciudadano. El activismo ciudadano no consiste sólo en salir a la calle con las manos en los bolsillos a mostrar tu desacuerdo, el activismo ciudadano exige esfuerzo, información, y en algunos casos, profesionalidad. Sabemos de ciudades europeas o americanas en las que los activistas han tirado por tierra el proyecto de un arquitecto estrella. ¿Lo han logrado arguyendo simplemente que no les gustaba? No, si han podido tumbar una decisión municipal es porque contaban con profesionales que estudiaban la propuesta y elaboraban un ensayo en contra de una intervención que afectaría a todos los ciudadanos. Hasta para estar en contra necesitamos más preparación. Ando rumiando esto mientras paseo por el finalmente terminado Mercado de Barceló. Ha sido una obra de años, que afectaba a varias calles situadas en el corazón de Madrid. El resultado ya está a la vista. Aunque es tan confuso que mientras escribo este artículo me cuesta recordarlo.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014