Facebook Twitter Youtube Instagram
 

David Lodge, la novela de la Rey Juan Carlos es tuya

domingo 15 de abril de 2018  

El “anoche soñé que volvía a Manderley”, de la Rebeca de Daphne du Maurier, podría servir de título para ese capítulo de la psicología que estudia aquellos sueños que nos arrojan de nuevo a un pretérito que creíamos superado. Anoche soñé que volvía a Manderley: anoche soñé que me quedaban dos asignaturas para obtener el título; anoche soñé que debía volver a la mili dos meses para licenciarme; anoche soñé que en casa me esperaba mi primer marido; anoche soñé que no había terminado de pagar la hipoteca o que regresaba a mi pisito ruinoso; anoche soñé que para seguir trabajando debía volver a examinarme. En realidad, este último sueño, el del examen, es el que contiene todos los demás, porque nos sitúa en esa edad de la vida en la que descubrimos que para avanzar debemos mostrar lo que sabemos ante algo parecido a un tribunal. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014