Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Amor y Revolución

Sábado 28 de marzo de 2015  

Hay libros que una cree que ha leído. Libros tan comentados, habitados por personajes inmersos en la cultural popular, de argumentos tan sabidos, que se habla de ellos con un desparpajo que aumenta el autoengaño. Hay libros que se leyeron en la adolescencia y han de releerse porque nosotros los de entonces ya no somos los mismos y un libro respira ante un lector en edad madura de distinta manera. Hace cuatro años leí Doctor Zhivago. Lo hice en parte para homenajear a la traductora Marta Rebón, que había perdido noches de sueño tratando de encontrar las palabras que hicieran justicia al verbo inmenso del ruso Pasternak. La traducción de Rebón concedió una nueva vida a Yuri y Lara, los devolvió al presente y llenó de Rusia mis noches insomnes. EL ARTÍCULO SIGUE AQUÍ ->>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014