Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Viejunos y Cansinos

Sábado 24 de diciembre de 2011  

Yo vengo de la generación del SÍ o el NO. La generación del SÍ o el No nació en la década de los sesenta, como quien esto escribe. La generación del SÍ o el NO también corresponde a los que vinieron a este mundo en los cincuenta. La generación del SÍ o el NO, a la cual pertenezco sí o sí, es un poco cansina. También la definiría como viejuna, tomando prestados los adjetivos de esos generadores de vocabulario juvenil que han sido los de Muchachada Nui. La generación del SÍ o el NO, a la que también podría denominarse generación del Blanco o Negro, lleva toda la vida impartiendo doctrina y negándole el pan y la sal al adversario. La generación del SÍ o el NO, a la cual pertenezco sin orgullo, tenía respuestas para todo; cada momento de la vida tenía su sí o su no inmediato y sin fisuras. Veamos algunas casillas de nuestro sistema de clasificación: películas de Walt Disney, NO; Joaquín Sorolla, NO; El amor brujo, NO; el folk rural, SÍ; la barba en los hombres, SÍ; el vello en los sobacos femeninos, SÍ rotundo; los dibujos animados checoslovacos, SÍ; los musicales americanos, NO; Martin Luther King, NO; Malcolm X, SÍ; Louis Arsmtrong, NO, en cambio, Miles Davis, SÍ; los perros, NO; los gatos, SÍ, que no son serviles; los cuentos de brujas, NO; los Beatles, NO; los Rolling Stones, SÍ; arte abstracto, SÍ; figurativo, NI DE COÑA; pana, SÍ; pantalón de tergal con raya, NO; Borges, NO, por facha; Cortázar, SÍ.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

1 respuesta a:Viejunos y Cansinos

Pedro Dice: Domingo 25 de diciembre de 2011

Me ha resultado muy útil su columna de ayer, soy uno más de los nacidos en los cincuenta, porque ahora he entendido la razón de sentirme cada día más alejado del mundo que me rodea. Siempre he pensado, y practicado, que las cosas no son blancas o negras (SÍ o NO), existen los grises (los colores, no aquellos ante los que corríamos). Por eso, me gusta la música, la literatura, la chispa, lo inteligente, sean de izquierdas o derechas, pero no lo radical, salvo en una cosa, la defensa de la libertad. Me da la sensación de que la radicalidad se ha exacerbado últimamente y no precisamente por los nacidos en los cincuenta que, creo, hemos demostrado una gran capacidad de adaptación, aunque también una inútil habilidad pedagógica. Saludos,

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014