Facebook Twitter Youtube Instagram
rajoy-by-peridis-snug-as-a-bug

Presidentes

Miércoles 2 de noviembre de 2011  

Que un presidente no es un líder de la oposición es algo que tuvo que aprender Zapatero abruptamente. En los primeros tiempos de su presidencia vivió en un terreno abonado por la ilusión; con un país que parecía prosperar mágicamente, sin que nadie supiera de dónde salía el dinero y donde al jefe de Gobierno le bastaban dos tardes para entender una economía que crecía sola, el presidente tuvo la oportunidad de disfrutar del mandato y su reverso, de ser jefe e indio, mandamás y opositor. Pero la realidad se impuso: cuando el obligado ejercicio de la diplomacia le enseñó los colmillos hubo de recular y tratar de borrar aquel gesto de no levantarse al paso de la bandera americana; cuando la crisis aguó la fiesta, tanto el presidente como nosotros, los que escribimos, y ustedes, los que leen, fuimos conscientes de que no podemos opinar sin entender algo de economía; cuando la cosa se puso fea se dejaron a medias asuntos que parecían fundamentales, como la ley de memoria histórica o la de dependencia.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014