Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Por Caridad

Miércoles 2 de enero de 2013  

Cómo no te va a partir el corazón esa pobre mujer que acude a la tele pidiendo asistencia para un hijo enfermo; cómo no va a provocar compasión quien cuenta a cámara que no trabaja desde hace años, tantos, que ya se le pasó la edad de resultar atractivo a una empresa; cómo no conmoverse si a un programa acude toda una familia que muestra su desgracia como un último recurso de salvación antes de que todo se derrumbe definitivamente. Tras una primera reacción de empatía y comprensión, hay una segunda, de rabia, no relacionada con los que movidos por una situación angustiosa acuden donde sea, sino con los que supuestamente animados por la bondad les empujan a convertirse en protagonistas de espacios televisivos cuyo objetivo es mostrar la cara de la desgracia.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >> 

Facebook comments:

2 respuestas a: Por Caridad

Alicia Dice: Jueves 3 de enero de 2013

El mismo día de la publicación de este artículo, veo en una cadena de Televisión, una familia con dos niñas gemelas afectadas por un Síndrome.
Como tu muy bien dices , a primera vista te recorre una sensación de empatía y luego rapidamente la rabia por estas cadenas que usan la miseria humana para ganar audiencia. Dónde está el defensor del Menor que permite exponer a unos menores para conseguir la caridad de la audiencia en lugar de defender sus derechos conseguidos tras la lucha de muchos padres y movimientos sociales? Muchos años ha costado sacar a los menores de pedir en las esquinas para usar ahora los mismos métodos con nuevas tenologías.Más justicia, como dices y menos espectáculo .

anonimisimo Dice: Domingo 20 de enero de 2013

me parece muy bien tus palabras, es tu opnión pero no olvidemos que por un hijo una madre hace cualquier cosa y tal como estan las cosas, pocas opciones tenemos de sobrevivir así que otra cosa se puede hacer si no es pedir ayuda a través de un programa o de cualquier otro medio.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014