Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Lo Fundamental

Miércoles 20 de junio de 2012  

¿Cuánto hace que se cambió de sitio la estatua de Colón? ¿Cuánto hace que la baronesa Thyssen se encadenaba a los árboles del Paseo del Prado para impedir que los talaran antes de acometer aquel obrón que cambiaría la fisonomía del bulevar? ¿Cuánto hace que Esperanza Aguirre planeaba construir la ciudad de la justicia? ¿Cuánto hace que se ampliaron las aceras de Serrano? ¿Cuánto hace que se reformó la placilla de las Cortes, a la que hubo que añadir una frontera de maceteros para que los paseantes no se despeñaran?¿Cuánto hace que instalaron esos bancos sin respaldo y de insólita forma romboidal en el barrio de Salamanca? EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

2 respuestas a: Lo Fundamental

David Dice: Miércoles 20 de junio de 2012

Ayer dejé, motu proprio en cuanto al tema, este comentario en la web de un tal Antonio Muñoz Molina cuyo nombre quizás le diga algo…
Por favor, que alguien le dé un barniz de oratoria a Ana Botella. No entro en si debe o no reducirse la frecuencia de la recogida de basuras en Madrid, pero es evidente que nos cuentan una trola cuando se habla de cuadar las cuentas del Ayuntamiento y de rebajar la tasa de basuras a los contribuyentes. ¿Ahorro para los ciudadano o ahorro para el Ayuntamiento? ¿En qué quedamos? Porque si es para equilibrar las cuentas del Ayuntamiento es conditio sine qua non que lo que se deje de pagar al contratista por la reducción del servicio no se traslade íntegramente a los ciudadanos. Y si se les traslada, ¿dónde está el efecto para las cuentas del Ayuntamiento? Vamos, que huele a reparto muy desigual del ahorro, a que serán unas migajas, las justas para que la gente no proteste demasiado por la medida.
Tampoco entro en ese argumento tan simplón de lo que se hace en otros países. ¿Es que nunca podemos ser nosotros quienes hayan dado con la mejor solución?
Ni siquiera en ese aire de improvisación que parece tener todo y que, en el mejor de los casos, esconde el globo sonda o el goteo paternalista de la información, en plan iros poniendo la vaselina, que el que avisa no es traidor (la que avisa en este caso, lo cual complica la metáfora, pero no faltan artilugios que solucionen esa peguilla, querer es poder o, como habrá Vd. oído en su Nueva York querido, “if there’ s a will, there’s a way”).
Lo que más me cuesta soportar es oír a la Alcaldesa de Madrid hablar como hablaría un presidente poco despierto en una junta de una comunidad de propietarios o se hablaría en una reunión de amigas pijillas, holgadamente mantenidas por sus maridos, en Embassy o en Mallorca. La tercera ciudad de Europa se merece otra cosa y sus habitantes que no les hablen como si fueran tontos de baba. El aburrido y frío tecnicismo y la leccioncita tipo Barrio Sésamo no agotan las posibilidades.

antonio Dice: Jueves 21 de junio de 2012

Como casi siempre, la columna muy acertada. ¿Te has dado cuenta de que al remodelar la plaza de Colon el Sr. Alberto Faraón dejó el pedestal donde se asentaba el Almirante?. Malas lenguas opinamos que probablemente sea para poner su estatua.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014