Facebook Twitter Youtube Instagram
 

El intruso

Miércoles 22 de junio de 2011  

Confieso que me adentré en el Federico Sánchez se despide de ustedes de Semprún animada por ese calor que desprende la obra de quien acaba de marcharse. Sean cuales fuesen los motivos, abrí el libro y me quedé literalmente atrapada. De todos los episodios históricos que Jorge Semprún viviera en primera persona, tal vez el menos vibrante fuera su paso por un Consejo de Ministros de un país ya democrático; sin embargo, la perspicacia política y psicológica con que sabe contar cómo el aparato de los partidos asfixia los talentos individuales convierte esta narración sobre su experiencia como ministro de Cultura en todo un tratado sobre el poder.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

2 respuestas a: El intruso

MH Dice: Jueves 23 de junio de 2011

A veces me parece que escribes lo que pienso (pero mejor dicho, claro).;)
Lllevo años, desde que lo leí, recomendando ese libro; he leído también El largo viaje, oiga, que uno tiene su culturilla. Injustamente considerado menor, lo que nos cuenta Semprún, y muy especialmente esas estampas del consejo de ministros (¡la bombona de butano!¡ese ministro mudo! ¡ese vicepresidente necio!) son, en el mejor sentido de la expresión, la historia reciente de España en zapatillas de andar por casa: creo que no conozco unas memorias políticas más honestas que éstas (ni siquiera El pez en el agua, de Vargas Llosa).
Pues eso, que gracias, que sí, y que enhorabuena.

MH Dice: Sábado 25 de junio de 2011

A veces me parece que escribes lo que pienso (pero mejor dicho, claro).;)
Lllevo años, desde que lo leí, recomendando ese libro; he leído también El largo viaje, oiga, que uno tiene su culturilla. Injustamente considerado menor, lo que nos cuenta Semprún, y muy especialmente esas estampas del consejo de ministros (¡la bombona de butano!¡ese ministro mudo! ¡ese vicepresidente necio!) son, en el mejor sentido de la expresión, la historia reciente de España en zapatillas de andar por casa: creo que no conozco unas memorias políticas más honestas que éstas (ni siquiera El pez en el agua, de Vargas Llosa).
Pues eso, que gracias, que sí, y que enhorabuena.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014