Facebook Twitter Youtube Instagram
 

El Genio

Miércoles 9 de marzo de 2011  

El día en que se hicieron públicas las perlas que el genio Galliano soltó por la boca imaginé cuántos subordinados de supuestos genios que hay en el mundo creativo estarían pensando, si yo hablara de mi jefe… No hay nada más corrosivo para un carácter narcisista que un grupo de aduladores sirviéndole de escudo ante la realidad y atribuyéndole el papel de genio en la comedia humana. Es una palabra corrosiva. Genio. Una palabra pronunciada alegremente por aquellos que viven tan encerrados en el mundo de la moda, por ejemplo, que no pueden pensar ni por un momento que tal vez sea exagerada esa consideración.

El artículo sigue aquí

Facebook comments:

2 respuestas a: El Genio

Nicolás Dice: Miércoles 9 de marzo de 2011

¡Los genios! ¡Ay, los genios! Están en todas las artes pero proliferan en Moda, Cocina y Arte Moderno. Es ahí donde encuentran su escaparate, el escenario en el que mostrar sus “perlas”.
Y luego están los palmeros. Cómo me ha gustado su frase: “Ay de aquellos a los que los caprichosos palmeros…”. Los palmeros son como el séquito de una autoridad. Unos son irascibles y manifiestan la adoración por el genio de forma estridente, otros son más “educados” pero igual de perniciosos pues llegan incluso a eliminar cualquier crítica que pueda llegar a su idolatrado genio. Y tanto unos como otros actúan para que el coro de palmeros sea un grupo reducido, en el que no se oiga ninguna palmada discordante.
Además de la Moda, la Cocina y el Arte Moderno, también hay genios (y palmeros) en otros Mundos. Por ejemplo en la Música, en el Cine… o en el Periodismo y la Literatura. Ojalá usted siga teniendo la genialidad que tiene para no convertirse nunca en un “genio” (o genia, que diría Aquella) y no sienta la necesidad de rodearse de un coro de “palmeros” (la sombra de una palmera es mucho más agradable) para seguir escribiendo así.

Ana Dice: Sábado 12 de marzo de 2011

Los culpables somos los que rodeamos a estos personajes, “engordamos a la bestia”, hasta que hacen el viaje sideral, llegando al punto de inaguantables y dañinos.

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014