Facebook Twitter Youtube Instagram
 

Soso

Miércoles 9 de noviembre de 2011  

Más que en un debate político daba la impresión de que nuestros aspirantes a la presidencia del Gobierno estaban cantando temas ante un tribunal de oposición. Nuestros opositores llevaban unas lecciones aprendidas y las iban a soltar como fuera; de aquello que no querían hablar porque les producía incomodidad o porque no estaban suficientemente preparados se escurrían como anguilas. Tampoco parecía que quisieran poner al otro en demasiados aprietos.

EL ARTICULO SIGUE AQUI >>

Facebook comments:

1 respuesta a:Soso

Jonás Dice: Jueves 10 de noviembre de 2011

“… tiene que llegar el día en que sean los periodistas quienes establezcan las reglas del juego …” Usted es de aquéllos que se han creído lo del cuarto poder.

Todo poder emana del pueblo y, desde luego, éste no ha otorgado función alguna a lo que denomina “los periodistas”. Los poderes del Estado, obvio es decirlo y parece mentira que esté usted tan familiarizada con los EE.UU. donde los poderes del Estado emanan del pueblo “más directamente de la fuente” que aquí en Europa, ejecutivo, legislativo y judicial, son esos tres y no más que esos tres. El que haya otras instituciones como Tribunal Constitucional, Tribunal de Cuentas, u otros elegidos por y de entre los otros poderes para control de los mienbros que ejercen INTERINAMENTE el poder del pueblo no elimina un ápice de poder al pueblo y sin duda no supone que “los periodistas” entren a formar parte constitucional de nada.

Lo que usted propone es como decir, “… tiene que llegar el día en que sean los peluqueros -o los banqueros, o los panaderos, o las modistas, o…- quienes establezcan las reglas del juego…”

Cuando habla de New York y parece que es la única que ha estado allí o lo hace en inglés, como si lo hubiera mamado en Cádiz, pase. No se le lee y punto. Pero en el periódico que tengo la suerte de haber leído desde su nacimiento no termino de creerme que sigan dándole opción a decir semejantes disparates, por no decir otra cosa.

No sigo con mi mensaje protesta, para no seguir disparatando. Pero, la verdad, me había prometido que no volvería a leer nada suyo.

Ahora prometo cumplirlo.

Tenga usted más puntería, por favor.

Adiós.

Jonás (me vuelvo a la ballena)

Si no tienes Facebook, también puedes dejar tu comentario:

© Elvira Lindo 2014